Comentario bíblico Efesios 1.15 Hno. Francis

Efesios 1:15 Comentario bíblico

‘Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús y de vuestro amor para con todos los santos, ‘ Efesios 1:15 

Versículo 15

Versículo 15 dice: Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Yeshúa, y de vuestro amor para con todos los santos, 

Me habla de aquello que es testimonio en nuestra propia vida, hay todo un entorno que nos está mirando, tienes a tu familia, tienes a tus amigos, tienes a tus jefes en el trabajo, están los hermanos de la congregación… Ahí un montón de gente a nuestro alrededor que está viendo nuestra vida, y aquí en cierta medida nos confronta porque dice: por éste por esta causa también yo, “habiendo oído” de vuestra fe en el Adonai Yeshúa; es decir que era un testimonio para Él, la fe que ellos tenían; y mi pregunta viene un poco atentar esa especie de prueba hermano, ¿quienes te rodean ven el ejemplo que eres en la fe? el nivel que tienes de vida espiritual, ¿se ve eso en ti? por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Yeshúa, y de vuestro amor para con todos los santos, hay esa calidad de vida y ese estilo de vida y también esa correspondencia con otros hermanos, tu vida además de estar elevándose a la altura de la imagen de nuestro Yeshúa, ¿también tienes amor para tus hermanos? El día de ayer hablando con mi hijo Natanael él me mencionaba algunas cosas respecto a aquello que se oye de todo, lo puedes llamar conspiración, lo que quieras los puedes llamar… pero se oyen cosas. Y entonces me preguntaba él cómo es que van a quitar el amor del hombre? ¿Cómo es que lo van a hacer?  Entonces yo le mencionaba así muy breve porque tampoco soy un estudioso en la materia, ni tampoco una autoridad en la materia; le digo: bueno mira sencillamente es muy práctico, el amor hoy día; la palabra del Señor aparte también lo mencionó que en los últimos tiempos el amor del mucho se enfriará (Mateo 24: 12) pero estamos viendo de que el amor hacia el prójimo es muy escaso, es decir que algo han hecho en el alma del hombre, la sociedad, los espíritus malignos; algo se está haciendo que le está quitando el amor. Ya no hay esa conmiseración para el prójimo, antes la había, antes era más ameno, antes un hombre era responsable, aunque siempre hubo un hombre irresponsable pero es que ahora es moneda común. Ante era anormal que un hombre sea irresponsable y se vaya, hasta se veía mal un hombre que dejó a su familia; ahora ya es normal, es decir la sociedad no lo acepta, lo asume, asume que ese fallo es normal en la conducta humana cuando no debiera ser así. El Señor hizo un hombre hizo una mujer en el huerto y a partir de ahí se vino desbaratando todo, pero cuando somos nuevas criaturas tomados de la mano del Señor, el Señor hace un nombre nuevo y una mujer nueva, creado a la imagen de Dios y lo hace que actúen en esta tierra; la transformación no es completa en esta tierra, se completa en gloria y glorifica nuestro cuerpo, glorifica nuestra conducta y seremos evidentemente aquello que el Señor desea, seremos al 100% una sustancia al 100% pura, entre tanto nos da el que nosotros podamos ir experimentando nos aquí; por lo tanto, el cómo se hará? por medio del ataque que el enemigo tiene a nuestras almas y ha transformado toda nuestra manera de ver, toda nuestra conducta la ha transformado, la ha trastocado y venimos al Señor; y la palabra del Señor (Romanos 12: 2) transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, entonces hermano este versículo 15 por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe; ¿oyen otros de tu fe en Yeshúa? ¿tiene tal altura tu fe que provocas a que otros hablen? 


Te animo a que te fortalezca en la fe, tomes fuerzas, tomes autoridad y eso es una vida práctica, no es solamente él creer y me quedo quieto; no, luego hay que hacer cosas que refuercen, que traduzcan mi fe en acciones prácticas, sólo por tomar un ejemplo: un demonio no se va a ir de tu vida solamente porque crees, ellos también creen en Dios, ellos también creen en Yeshúa ellos lo vieron; y ahí se quedan, y están destruyendo tu vida; es decir que no basta sólo con creer hay que actuar ahora, en el nombre de Yeshúa te vas fuera, de nada te sirve creer en Yeshúa que murió en la cruz del calvario y tu seguir hundiendote y gozandote en el pecado; no te sirve de nada, te estás arruinando, tienes que cortar y eso te toca a ti; es algo que tú tienes que hacer, no lo puedo hacer yo por ti, yo solo puedo hacer lo que a mí me corresponde y lo que a mí me toca y a lo que yo tengo alcance, no puedo ir a por ti; sólo puedo orar por ti para que el Señor tenga misericordia, que esas huestes espirituales de maldad liberen tus pensamientos y la luz de la palabra el Señor te alumbre, eso si puedo hacer, ayunar por ti; evidentemente si te conozco podré orar por ti, pero luego todo lo demás te toca a ti, y el amor para con los hermanos para con los santos es algo que también nos toca a nosotros, el que tú ayudes a tu hermano, el que busques como descubrir la necesidad de ese hermano. Hay hermanos que tienen necesidades que se esfuerzan y están limitados, debemos ayudarles, hay algunos que no quieren trabajar, que no coman; si alguno no quiere trabajar, tampoco coma; (2 Tesalonicenses 3: 10) llegará un momento en el que no habrá trabajado absolutamente nada, no habrá comido absolutamente nada; por lo tanto se murió el Señor lo quitó del tapete, y ahora están los hermanos útiles para su obra. Por lo tanto, si has de ayudar a un hermano, pero tienes que ver, también parte de tu responsabilidad es no tirar perlas a los cerdos; es algo que tú tienes que tomar cuidado, es decir, aquello que el Señor te ha dado para que administres a quien se le estás dando, ¿le estás dando realmente a una persona trabajadora para el reino de los cielos? ¿o a un aprovechado? Aparte eso te toca a ti hermano, es práctico, tenemos entre estos dos oídos un cerebro que funciona, tienes que pensar.